Qué es el yoga

iogaEl Yoga es un sistema holístico del Ser humano. Por medio de multitud de herramientas, tales como el cultivo del cuerpo, la mente, la devoción y la meditación, se genera una toma de conciencia creciente que nos ayuda a reconocer nuestro verdadero Ser.

Generalmente se asocia al yoga como un conjunto de posiciones (asanas) que nos ayudan a relajar cuerpo y mente. Esta es una definición muy pobre, ya que el cultivo del cuerpo, aunque es la vertiente más popularizada gracias al Hatha yoga, es una mínima parte de sus posibilidades.

A través de la conducción consciente de cuerpo, mente y emociones, el Ser humano recuerda paulatinamente su inmenso potencial ilimitado, comprendiendo, a través de la transmutación de la Ignorancia en Sabiduría, que es una extensión de la Divinidad.

ORÍGENES DEL YOGA

Existen multitud de versiones acerca del origen del yoga, Hasta ahora, no se ha podido evidenciar una fecha u época exacta con total certeza (es decir, con alguna prueba histórica de su origen). Lo cierto es que todas las versiones coinciden en que tiene una gran antigüedad.

Existen versiones que hablan de un legado de seres superiores míticos, canalizaciones, otras del refinamiento de una técnica a través de los siglos por el método de prueba y error, lográndose con ella gran eficacia.

Lo cierto es que el legado que nos ha quedado proveniente de los tiempos antiguos es un regalo de valor incalculable, lo cual es lo más importante.

Muchos historiadores localizan el inicio o la primera popularización del yoga unos 2000 años antes de Cristo en el Valle del Indo, donde una civilización bastante avanzada para la época lo practicaba.

La extraña y misteriosa civilización Harappa, que vivió en el valle del Indo en ciudades sorprendentemente bien organizadas y estructuradas practicaban a ciencia cierta algún tipo de ejercicio seguramente Psico-físico que podría ser el inicio del actual Yoga.

Esta sería la versión oficial (o una de las versiones oficialmente aceptadas del origen del yoga). En el museo de historia de Nueva Delhi (India) aparte de las sorprendes estatuas de la India antigua, las cuales en cuanto a presencia tienen muy poco que ver con las más cercanas en el tiempo (las primeras parecen estar vivas, observándote y aún con poder e incluso personalidad, parece que ellas te observan a ti en vez de al contrario), Ricardo Ferrer (Maestro del Instituto Europeo de Yoga), observó en una exposición de dicha civilización, donde entre una gran cantidad de pequeños hallazgos (por su tamaño, no por su importancia), pasaba casi desapercibida una pequeña pieza de unos 5 x 5 centímetros, donde se representa a una persona sentada en una Asana (postura) de Meditación. Dicho sello podría tener según la historia tradicional unos 5000 años de antigüedad.

Yogui en posició meditació

YOGUI EN POSICIÓN DE MEDITACIÓN


HATHA YOGA

La palabra Hatha está dividida en dos HA Y THA que significa SOL y LUNA.

El Hatha yoga es un sistema que enfatiza el trabajo físico y la conciencia corporal a través de posiciones físicas, respiraciones determinadas y técnicas de limpieza para lograr así el dominio mental, el equilibrio y fortalecimiento del Ser. Como consecuencia fisiológica, se observa un reequilibrado del sistema nervioso y endocrino, así como un fortalecimiento del sistema inmune. La musculatura se flexibiliza y fortalece y la estructura física se alinea correctamente.

Hatha yoga es una modalidad de Radja Yoga o Raya Yoga en la que se trabaja el dominio del cuerpo y sus funciones para la realización del Ser humano. Es por esto, que a través del Pranayama, el Prana es asimilado, dirigido y concentrado en las prácticas de Yoga y es a través del Prana como el practicante puede alcanzar mayores niveles evolutivos del Ser.

El trabajo sobre el cuerpo físico consigue que el practicante logre cada vez mayor capacidad de dominio físico y mental, lo que le otorga una mayor capacidad auto sanadora y de introducirse en estados alterados de conciencia cada vez más profundos.

POWER YOGA

El Power Yoga es un sistema de Yoga Dinámico en el que se suceden una secuencia de asanas (posturas) conectadas a través de una técnica denominada Vinyasa, la cual las enlaza armoniosamente y ayuda al cuerpo a generar calor. Al igual que en otros sistemas de yoga, durante las asanas y su fluir, se utilizan otras herramientas como los enfoques Drishtis y los cierres físico-energéticos Bandhas, todo ello conectado a través de las respiraciones conscientes (Ujjayi y otros Pranayamas o técnicas de respiración). Power Yoga enfatiza la importancia de trabajar el crecimiento, la capacidad de cada uno de crear su Realidad y la Transformación, derribando los densos y limitadores muros de la vieja espiritualidad, haciendo crecer a todo aquel que quiera caminar de verdad. Así, éste método no sólo nos ayuda a fortalecer nuestro sistema psicofísico a través de una secuencia de posturas encadenadas de forma dinámica y vigorizante, sino que permite enfocar nuestra energía de una forma eficaz y clara, logrando generar una mayor comprensión de los procesos vitales, lo que aumenta de forma considerable nuestra calidad de Vida.

Una sesión de Power Yoga comienza con el trabajo energético del lugar, elevando su vibración y generando un espacio de sanación y canalización. Continua con un trabajo energético específico, donde inicias tu recuperación de Poder Personal y posteriormente pasas a las secuencias de Surya Namaskaras (Saludos al Sol) y las Asanas (posturas de Yoga), en las que trabajas, a través de concentraciones específicas, determinadas áreas de tu Vida. A continuación Realizas Vinyasas (transiciones) para pasar de postura a postura, conexiones con la Tierra, con tu Pasado, tu Futuro… y terminas la sesión con una Meditación y una agradable Relajación que te ayuda a integrarlo todo. ¿Qué conseguimos con esto? Por una parte, la Clarificación, saber para qué haces cada cosa que haces y qué efecto puede llegar a tener en tu Vida, descubrir, confiar y utilizar el gran Poder que hay en cada uno de nosotros con la finalidad que cada uno desee, disfrutar con la práctica y redescubrir tu potencial. En definitiva, lo que se enfoca es la recuperación del Poder Personal a través de un Yoga más físico y energético. Por otra parte, Power Yoga es un método fluido, dinámico, que potencia e incrementa la flexibilidad, la fortaleza, la salud de nuestro cuerpo físico, enfatizando especialmente el equilibrio de los Sistemas Endocrino y Nervioso.

Respecto a las posturas, durante las sesiones y debido a su carácter dinámico, se emplean un gran número de ellas en su práctica. Sin embargo, la forma física de la postura es sólo una herramienta más utilizada para lo principal: la Recuperación de Poder Personal. Puesto que el Yoga no es deporte, se prioriza la ACTITUD antes que la postura, pues es la ACTITUD la que mueve y enfoca tu energía, siendo la postura un apoyo. Todo el mundo puede practicar Power Yoga, pues sólo a través del cultivo de la ACTITUD se puede recuperar Poder en lugar de perderlo, siendo las posturas herramientas para sostener esta actitud.

Power Yoga es el Yoga de la Recuperación del Poder Personal.

Qué es el yoga terapéutico

Ioga terapèuticEl yoga, a través de los años se ha revelado como un maravilloso ejercicio saludable y con múltiples beneficios a nivel físico y mental. Muchos maestros, con los años de práctica fueron observando como los beneficios que producían sus clases de yoga mejoraban y cambiaban la vida de sus alumnos. Observaban como gente con rigidez en articulaciones, con falta de tono muscular y con problemas de columna, mejoraban considerablemente su salud y calidad de vida gracias a la práctica regular.

Más tarde, la propia medicina y en especial los profesionales encargados de recuperar el estado físico de sus pacientes tras lesiones o traumas (traumatólogos, fisioterapeutas, osteópatas, etc.) han ido reconociendo su valor terapéutico, hasta el punto que hoy en día es muy normal que cuando el médico estima que una persona tiene serias limitaciones para realizar ejercicio, le recomienden que realice clases de yoga, o de pilates, como una excelente opción. Ahora bien, es necesario un conocimiento anatómico y una enseñanza complementaria si queremos enseñar a todo tipo de alumnos, ya que las asanas (posturas) tal cual son, muchas veces no son asequibles o incluso pueden resultar contraproducentes en determinadas patologías, o en la confluencia de varias.

Es por ello, que poco a poco ha ido desarrollándose lo que se ha dado en llamar yoga terapéutico, que es la adecuada adaptación del yoga que conocemos a las lesiones o dolencias de cada alumno, de modo que vaya superando sus limitaciones con mejoras sustanciales en su salud.

A niveles mentales, también aporta soluciones y mejoras en pacientes con depresiones, o que presenten cuadros nerviosos o de stress.

Orígenes históricos del yoga terapéutico

En la antigua India, de donde provienen los orígenes del Yoga, el yoga era en principio una práctica pensada para individuos sanos. Quien padecía alguna enfermedad recurría al ayurveda. Si bien, existió así como un principio de yoga terapéutico, al que se llamaba yoga Chikitsa, que podríamos decir, vino a ser el precursor de lo que hoy conocemos como yoga terapéutico. Este yoga Chikitsa fusionaba técnicas yóguicas, con prácticas védicas y medicina ayurvédica, de modo que contaba con un amplio abanico de herramientas: rezos, cantos de mantras, dieta, asanas, pranayama, rituales, etc. El yoga y el ayurveda son dos disciplinas que han discurrido en paralelo a lo largo de los años, teniendo muchas cosas en común entre ambas por provenir de la misma cultura, pero siguiendo caminos distintos.

¿Por qué surge el yoga terapéutico?

Cuando los maestros hindús, como por ejemplo B.K.S. Iyengar, comienzan a enseñar a occidentales, se dan cuenta que debido a las diferencias socioculturales, y especialmente por las diferencias de patrones posturales entre Oriente y Occidente, la enseñanza tal cual del yoga, era inaccesible o incluso lesiva para algunas espaldas deformadas y comprimidas por décadas de trabajo sedentario. El simple hecho de que el oriental desde pequeño se siente en posición de loto habitualmente, mientras el occidental se siente desde pequeño en silla, produce cambios posturológicos y anatómicos completamente distintos. Siguiendo con el ejemplo, el hindú, debido al simple hecho de sentarse en loto, mantiene erguida su columna biomecanicamente sin esfuerzo, manteniéndola fuerte y sana, mientras que el uso de la silla provoca la debilidad y el fácil derrumbamiento del occidental conllevado una más fácil degeneración discal y patologías asociadas.

En yoga hay una premisa importante, y es que el yoga debe adaptarse al practicante y no al revés, de modo que precursores como Iyengar comenzaron a idear accesorios y variantes para que sin perder su esencia, cualquier persona pudiera mediante el yoga “adaptado” volver a llevar a su cuerpo a un estado de equilibrio ideal.

Síguenos en:

 

facebook

Miembro asociado a:

cecot          iey          yoga10

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información